Allan Kardec

Su verdadero nombre era Hipólito León Rivail y nació el 3 de octubre de 1804 en Lyon (Francia). Comenzó allí sus primeros estudios y los completó en Yverdun (Suiza) con el célebre profesor Pestallozzi, de quien muy pronto se volvió un consagrado e inteligente colaborador. Se hizo profesor y doctor en medicina y se instaló en Paris, donde fundó un instituto semejante a los de Yverdun.

En 1854 oyó hablar por primera vez de las mesas giratorias y al ser insistido por sus amigos asistió a estas sesiones; comenzó a interesarse y a asistir de manera continuada. Un día en estas reuniones, recibió una comunicación de un espíritu protector que decía haberlo conocido en una vida anterior, en el tiempo de los druidas, cuando vivían juntos en un pueblo galo. Este espíritu se llamaba Allan Kardec y prometió ayudarlo en una tarea mucho más importante para la que fue designado. El primer libro que Hipólito León publicó con esfuerzo propio ante la negativa de las editoriales, fue el “Libro de los Espíritus” (publicado en esta Editorial, ELA). Un volumen de más de 300 páginas, donde primero aparecen las preguntas a los espíritus y a continuación las respuestas dadas. También contiene los principios de la doctrina espiritista sobre la naturaleza de los seres del más allá, así como sus manifestaciones y relaciones con los seres humanos, las leyes morales, la vida presente y futura y lo que está por venir en la humanidad. Cierto día los espíritus revelaron a Kardec que le quedaban 10 años de vida y lo exhortaron a que adelantara su obra, así publicó un opúsculo: “El espiritismo en su más simple expresión”. Su obra cimera es de 1861 “El libro de los Médiums” (publicado por esta Editorial). En 1864 publicó “El evangelio según el espiritismo” (también publicada en Editorial ELA) y finalmente, en 1868 “El Génesis, los milagros y las predicciones según el espiritismo” (publicado por esta Editorial). En abril de 1858, sabiendo que el plazo fijado se acercaba, fundó la Sociedad de Estudios Espiritistas y para entonces sus seguidores sumaban más de 30 mil personas.