Confucio

Confucio, nació en China, el décimo mes del año 552 a. de C., en el territorio del príncipe de Lu (actualmente la provincia de Shandong o Shan-tung). Pertenecía al noble clan de los Kong, por lo que su nombre real era Kong Qiu, aunque pasó a ser conocido por el pueblo como “Kung-Fu-Tsu” ó Kung el maestro, por la admiración que produjo en sus conciudadanos. Confucio no dejó escritos, sus enseñanzas han llegado hasta nosotros refundidas en los Cuatro Libros Clásicos, gracias a la labor de sus alumnos. Según éstas, Jen es la virtud suprema y representa las mejores cualidades que puede tener un ser humano. En todas las relaciones humanas, si hay jen, se manifiesta en chung, o la fidelidad a uno mismo y a los demás y en shu o el altruísmo. Confucio, es una de las figuras más influyentes de toda la historia de China, es considerado como el padre de la China ancestral y un educador de maestros y pensadores. Su filosofía es un sistema de pensamiento orientado hacia la vida y destinado al perfeccionamiento de la persona en sí misma. Como filosofía práctica, su objetivo no es alcanzar la “salvación”, sino obtener la sabiduría y el autoconocimiento, lo que se resume en la regla de oro del confucionismo: “No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”.