Los orígenes del ritual en la iglesia y en la masoneria. La voz del silencio.

Los orígenes del ritual en la iglesia y en la masoneria. La voz del silencio.

Helena Blavatsky


Aunque no se pueda recurrir al testimonio de la historia, es un hecho histórico (pues una gran cantidad de hechos relatados por los escritores de la antigüedad vienen a corroborarlo) que el ritual de la Iglesia y de la Francmasonería surgieron de la misma fuente y se desarrollaron paralelamente. En sus orígenes, la Masonería fue un gnosticismo arcaico o cristianismo primitivo y el ritual de la Iglesia era y es el de un simple y puro paganismo exotérico remodelado, ya que no podemos decir reformado. En toda la superficie del planeta, el Fuego Solar ha sido adorado como símbolo del Poder Divino creador del Amor y de la Vida. La unión del Sol (el elemento masculino) con la tierra y el agua (la materia–elemento femenino) se ha conmemorado en los templos esparcidos por el Universo entero. Sí, hubo un tiempo en que la Iglesia y Francmasonería fueron una, pero cuando la creación de nuevos ideales condujo al derribo aparente de los viejos templos y a la destrucción de los antiguos ídolos, se terminó reconstruyendo estos templos con ayuda de los antiguos materiales y erigiendo los mismos ídolos con nombres nuevos.

14.95 Comprar

Descripción

Aunque no se pueda recurrir al testimonio de la historia, es un hecho histórico (pues una gran cantidad de hechos relatados por los escritores de la antigüedad vienen a corroborarlo) que el ritual de la Iglesia y de la Francmasonería surgieron de la misma fuente y se desarrollaron paralelamente. En sus orígenes, la Masonería fue un gnosticismo arcaico o cristianismo primitivo y el ritual de la Iglesia era y es el de un simple y puro paganismo exotérico remodelado, ya que no podemos decir reformado.

En toda la superficie del planeta, el Fuego Solar ha sido adorado como símbolo del Poder Divino creador del Amor y de la Vida. La unión del Sol (el elemento masculino) con la tierra y el agua (la materia–elemento femenino) se ha conmemorado en los templos esparcidos por el Universo entero. Sí, hubo un tiempo en que la Iglesia y Francmasonería fueron una, pero cuando la creación de nuevos ideales condujo al derribo aparente de los viejos templos y a la destrucción de los antiguos ídolos, se terminó reconstruyendo estos templos con ayuda de los antiguos materiales y erigiendo los mismos ídolos con nombres nuevos.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Añade una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *