Vida después de la vida

Vida después de la vida

Ramacharaka


¿Qué hay más allá de la muerte? La mayoría de la gente, con independencia de la fe que profesen, temen a la muerte, les espanta su imagen y les turba su recuerdo con un terror invencible. Sin embargo, quienes conocen la ilusión de la muerte no experimentan tan siniestras emociones y aunque naturalmente sientan la temporánea separación del ser amado, saben que no lo han perdido para siempre, sino que tan solo pasó a otra fase de la vida y que nada de él se ha aniquilado. Quien espere pesar, medir y calcular los fenómenos espirituales con una métrica material fracasará sin remedio, pues nunca obtendrá la prueba deseada. Hay multitud de pruebas del resultado de las meramente teóricas y dogmáticas enseñanzas de la mayoría de instructores y predicadores del mundo occidental, que son "como un ciego que guía a otro ciego", pues carecen de medios para comprobar sus afirmaciones y se limitan a transmitir lo que ciegamente recibieron de otros, quienes a su vez llegaron del mismo modo su instrucción. Los aparatos físicos solo sirven para los objetos físicos y el mundo espiritual tiene peculiares aparatos con que registrar sus fenómenos. Deseamos que comprenda bien este asunto quien comience a leer este libro y que sepa de antemano que no le ofreceremos ninguna prueba material, pues no hay en ninguna parte pruebas semejantes.

8.90 Comprar

Descripción

¿Qué hay más allá de la muerte? La mayoría de la gente, con independencia de la fe que profesen, temen a la muerte, les espanta su imagen y les turba su recuerdo con un terror invencible. Sin embargo, quienes conocen la ilusión de la muerte no experimentan tan siniestras emociones y aunque naturalmente sientan la temporánea separación del ser amado, saben que no lo han perdido para siempre, sino que tan solo pasó a otra fase de la vida y que nada de él se ha aniquilado. Quien espere pesar, medir y calcular los fenómenos espirituales con una métrica material fracasará sin remedio, pues nunca obtendrá la prueba deseada. Hay multitud de pruebas del resultado de las meramente teóricas y dogmáticas enseñanzas de la mayoría de instructores y predicadores del mundo occidental, que son “como un ciego que guía a otro ciego”, pues carecen de medios para comprobar sus afirmaciones y se limitan a transmitir lo que ciegamente recibieron de otros, quienes a su vez llegaron del mismo modo su instrucción. Los aparatos físicos solo sirven para los objetos físicos y el mundo espiritual tiene peculiares aparatos con que registrar sus fenómenos. Deseamos que comprenda bien este asunto quien comience a leer este libro y que sepa de antemano que no le ofreceremos ninguna prueba material, pues no hay en ninguna parte pruebas semejantes.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.